Interview

El momento es ahora: ¡aproveche el rebote del petróleo!

Las acciones de las empresas energéticas se han hundido por la caída de sus ganancias y los reportes de recortes de inversión. Esto es una oportunidad para el inversor.

En el escenario internacional, los importadores de crudo se han visto favorecidos por la disminución de los costos en las compras del commodity y sus derivados. Más allá de los productores, el efecto negativo de la crisis energética se traslada a las empresas del rubro, que han visto mermar sus ganancias y han hecho recortes de sus inversiones como consecuencia de ello. Usted como inversor puede sacar provecho de esto.

La magnitud del daño

Para tener claro el valor de la oportunidad, usted debe contemplar el diagnóstico de las empresas:

El plan de contingencia es común a los actores más representativos del rubro: recortes significativos en los gastos de capital. La prioridad es proteger, a como de lugar, el pago de dividendos.

De acuerdo con las proyecciones de Morgan Stanley, estos recortes se traducen en una menor inversión en exploraciones y explotación  de campos petroleros y de gas, lo que según la firma podría llegar a acumular una contracción de 20% en la actividad, para 2017.

Si bien está claro que es imposible predecir con exactitud el curso de los hechos a futuro, desde Inversor Global, existe una inclinación por considerar que ante la estrepitosa y sostenida caída de las cotizaciones del crudo desde mediados de 2014, así como el desplome de las valoración de las empresas que invierte en él, más temprano que tarde se podría presentar un contundente rebote de los precios que repercutiría directamente sobre las compañías. En ese sentido, lucen como una inversión atractiva a corto plazo.

¿Cuáles son las empresas que se han visto más afectadas?

Es importante que tenga estas compañías en su radar debido a que son las que se ven más subvaluadas y por ende pueden generar mayores retornos. Sin embargo, siempre considere el potencial de las mismas, al margen de la situación y su anterior solidez de desempeño.

A continuación el listado que requiere de su atención:

  •  ExxonMobil, Chevron, Shell, Total, BP y ConocoPhillips, empresas que representan el grupo de los 6 mayores exponentes del sector petrolero de los Estados Unidos y Europa. En promedio, sus acciones  han caído entre un 4 y un 24%.
  • El grupo conformado por Eni de Italia, Petrobras de Brasil y Rosneft de Rusia, reportaría una desaceleración del ritmo de sus ganancias del IV trimestre por la caída del oro negro, lo que constituiría aproximadamente una disminución de 39% respecto al año anterior.

En la medida en que las compañías se adaptan a posibles precios más bajos a largo plazo, podrían reducir el valor de proyectos. No obstante, ante un probable rebote, el contexto daría un giro interesante para el inversor que se incorpore a las acciones de estas empresas antes de que lleguen las buenas noticias.

¿Qué pasa con las acciones de empresas dedicadas al Shale oil? Conozca las proyecciones y recomendaciones de inversión de esta actividad de explotación petrolera en este apartado  totalmente gratuito de Inversor Global.

Entrevista a Alberto Cisneros

Cisneros Lavaller y Los Talleres de Maryland

 

‘Si no se actúa, la crisis petrolera se verá en dos años’

Julio 16 de 2015

Esta semana Cisneros Lavaller dictó una conferencia sobre perspectivas de precios del petróleo e hidrocarburos no convencionales, en la Prime Business School, de la Universidad Sergio Arboleda.
Foto: Héctor Fabio Zamora/ Portafolio

El experto en hidrocarburos, Alberto Cisneros Lavaller, aseguró que la paralización de la exploración en el país está cocinando la próxima emergencia para el sector. La responsabilidad, dice, es del Gobierno y operadoras.

Pocos analistas han sido tan contundentes como Alberto Cisneros Lavaller, a la hora de diagnosticar el sector petrolero colombiano ante la coyuntura actual.

Y tiene todas las credenciales para hacerlo: Cisneros es hoy presidente de Global Business Consultants, una firma que asesora empresas petroleras en Suramérica, sirvió entre 1992 y 2003 como consejero en geopolítica y negocios internacionales de PDVSA y como académico ha trabajado, entre otras, con la Universidad de Illinois, la Universidad Central de Venezuela, las universidades colombianas Sergio Arboleda y Los Andes, en todas en niveles de máster y doctorado.

En su última visita al país, Lavaller habló de Colombia y de cómo se está cocinando la próxima crisis petrolera nacional.

¿Cuál es su expectativa con Irán, como un nuevo jugador que entraría al mercado?

En principio hay que señalar que no se trata de un nuevo jugador, sino de uno que había comenzado a cortar el suministro, principalmente, por las sanciones interpuestas. Ahora, hay una percepción importante con respecto al suministro extra que puede entrar al mercado, estaríamos hablando de un millón de barriles por día adicionales.

Sin embargo, desde el punto de vista petrolero, hay que hacer una precisión: no es de la noche a la mañana que se va a invadir el mercado con este nuevo crudo. Aunque sí hay un gran optimismo con respecto a un aumento de la producción iraní en el mediano plazo, que puede hacer que se aflojen los precios.

¿A qué llama usted mediano plazo?

Hay que hacer una distinción entre lo que es el mediano plazo político y el mediano plazo petrolero. El mediano plazo petrolero está en el orden de 5 a 7 años, que está vinculado al ciclo de inversión en la exploración, producción y refinación. Esto, en términos políticos y económicos, puede considerarse largo plazo.

¿Qué tiene que hacer Colombia en este nuevo entorno?

Yendo a la coyuntura actual petrolera, yo creo que Colombia va a tener que cambiar la mentalidad de manera radical.

Estamos en un proceso de recorte de inversiones operativas y de capital y, así como vamos, la verdadera crisis petrolera colombiana no será la actual, sino que la vamos a tener en dos o tres años.

¿Por qué lo dice?

Es que se ha cortado el corazón de la supervivencia colombiana en materia petrolera, el error es cortar hasta el hueso, si me permite la expresión, incluso los capitales de inversión en exploración, esto es completamente dañino para los intereses colombianos.

Necesitamos mejorar las reservas y la única manera que tenemos es a través de la actividad exploratoria. La cantidad de taladros que hemos perdido en los últimos meses es preocupante, y el ritmo de la actividad de ninguna manera debió sufrir de la manera en que ha sufrido en Colombia.

¿Pero esos recortes se han dado en otras partes también?

Sí, pero hay ejemplos en América Latina donde muy ingeniosamente han generado otro tipo de alternativas. Aquí hay unas verdaderas culpas por parte de los operadores, por haber congelado la exploración, esta no es una culpa única, tiene una concurrencia también del Estado, de los entes regulatorios que dirigen la política petrolera del país, porque se necesitan incentivos que solamente ellos pueden dar. Me refiero a incentivos fiscales, de regalías y también desde el punto de vista de mejorar la ‘permisología’, si no se hace, esto va a llevar a que tengamos una declinación tremenda de la producción en dos o tres años.

¿Considera que estamos a tiempo para tomar esas acciones?

Sí estamos a tiempo, pero es inmediata y perentoria la necesidad de que se tomen las decisiones por parte del Estado y se cambie la mentalidad por parte de los operadores. Y hay una reflexión histórica reciente que quiero hacer, para mí, como analista que estudia a América Latina, es completamente inexplicable que Colombia haya entrado en esta etapa de congelación con respecto a la crisis del petróleo, porque en la última crisis, la del 2009, se vio a un país que hizo exactamente lo contrario, no se amilanó, sino que logró hacer las reformas que necesitaba y pudo llegar a un pico de producción de un millón de barriles, a pesar de la crisis. Entonces ¿por qué estamos con las manos atadas ahora?, por parte y parte, el operador y el Estado.

¿No será porque en este momento es más difícil dar incentivos?

Se han hecho comentarios en este respecto, me dicen que los incentivos no son algo que pueda sostenerse en el tiempo.

Perfecto, pero nada quita que dentro de la potestad y los compromisos que pueda tener el Estado con los operadores petroleros del país puedan fijarse plazos, en el tema fiscal, por ejemplo, se pueden dar incentivos por cinco años o hasta que mejore a cierto punto el precio del petróleo. Pero además los permisos ambientales y la consulta previa, que son trámites muy loables, tardan unos tiempos asombrosos, un año, año y medio o ¡tres años! Entonces, si decimos que el ciclo de inversión es de 5 a 7 años, pero en Colombia inviertes hoy y solo en diez años ves los resultados, es una locura.

¿Qué han hecho en otros países de la región que usted destaque?

El ejemplo de Argentina es interesante. Este país propuso hace casi un año un bono a la producción extra o a mantener la producción por parte de los operadores. Ese bono, de alrededor de 3 dólares por barril, es un suicidio fiscal si se mantiene de manera indefinida porque no hay bolsillo que alcance, pero en estos momentos las medidas están concluyendo, fue una reacción ágil que dio resultados. Es solo un ejemplo de una acción que se tomó rápidamente y de manera exitosa.

Nohora Celedón
Twitter: @NohoraCeledon

Link Entrevista en www.portafolio.co